REVIEW: Mezcladora GMS de Gericke

Mezcla de polvos – Nuevos retos en la manipulación de alérgenos, evitando la contaminación cruzada y minimizando el tiempo de inactividad por limpieza

La mezcla de polvos es un proceso esencial en varias industrias, desde la química, la farmacéutica hasta la alimentaria. Los cortos tiempos de mezcla y la excelente homogeneidad, al mismo tiempo que se ofrece un manejo suave del producto, son retos estándar en la definición de los procesos de mezcla modernos. La adición de ingredientes en concentraciones muy bajas exige soluciones óptimas para la dosificación automática, así como la selección de un mezclador apropiado.

Recientemente, otros criterios de proceso también se han convertido en el centro de atención de los productores. Las recetas cambian con mayor frecuencia. Debe evitarse la contaminación cruzada entre las diferentes recetas por razones de pureza del producto, minimizando el riesgo de contaminación por alérgenos y para asegurar el correcto cumplimiento de las normas de etiquetado.

Detalle del interior de mezcladora GMS de Gericke

El diseño de las mezcladoras, así como los procesos completos de mezcla, para la llamada “ejecución higiénica” es muy exigente. La clave para aumentar la productividad es la facilidad de limpieza, ya que el tiempo de limpieza domina el tiempo de inactividad. En la industria alimentaria, la limpieza en seco es la opción preferida, ya que se reduce el riesgo de crecimiento de bacterias y también se elimina el tiempo de secado.

Gericke es pionera en el diseño de mezcladores de polvo para aplicaciones higiénicas y otras aplicaciones exigentes. Basándose en sólidos conocimientos científicos, extensas pruebas y la experiencia de muchas instalaciones en todo el mundo, el mezclador de doble eje GMS Mixer se ha convertido en el líder tecnológico del mercado de los mezcladores. Las nuevas opciones y funcionalidades hacen que el GMS sea ahora aún más versátil y está disponible en tamaños desde 140 litros hasta 5’000 litros.

La calidad de mezcla de los micro componentes es extremadamente alta, el tiempo de mezcla es corto, no daña los ingredientes de la mezcla y es muy fácil de limpiar: Esto caracteriza al mezclador GERICKE GMS y es la respuesta de Gericke a las necesidades de las industrias alimentaria, farmacéutica y química, donde las exigencias de higiene son cada vez más estrictas y la calidad del producto es de suma importancia.

Fácil de limpiar e higiénico

Durante el rediseño de la familia de mezcladores GMS, el desarrollo se ha centrado en una limpieza óptima que permita al operador un acceso seguro y completo al interior de la máquina. El acceso completo a la cámara de mezcla, el sellado del eje, la abertura de descarga y las bridas de entrada son obligatorios para permitir la limpieza en seco en poco tiempo.

Incluso en la ejecución estándar, el frente de la mezcladora puede abrirse mediante una enorme puerta giratoria. En la versión GMS ECD (Extractable Cantilevered Drive) toda la unidad de accionamiento, incluidos los rotores de mezcla, puede extraerse fácilmente del cuerpo, por lo que la carcasa de la mezcladora está vacía y es óptimamente accesible para su limpieza. Sin embargo, los detalles de construcción aparentemente pequeños pueden influir en gran medida en la velocidad de limpieza.

¿Cómo es el acceso a la salida del mezclador? ¿Se pueden desmontar rápidamente las juntas del eje para su inspección o limpieza? Estos son dos de los muchos ejemplos de cómo los mezcladores GMS son óptimamente adecuados para el manejo de alérgenos y productos altamente exigentes.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.