image_print
El pan, un alimento también imprescindible en Navidades

El pan, un alimento también imprescindible en Navidades

Ya tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina… Y todos tenemos la mente puesta en las reuniones familiares y en qué daremos de comer a nuestros invitados. ¿Carne o pescado? ¿Dulce o salado? Estas son  tan sólo algunas de las preguntas más frecuentes en estos momentos previos. Pero, te has parado a pensar ¿con qué pan acompañarás cada uno de los platos?

Aunque el pan es un alimento que a veces pasa un poco desapercibido, con la llegada de las Fiestas, su consumo se incrementa en los hogares y los restaurantes españoles. De hecho, en gran parte de nuestras comidas y cenas está presente y todavía más en Navidad, ya que es un acompañante ideal para los típicos menús de estas fechas. Un claro ejemplo es el famoso Panettone, un bollo de origen milanés, hecho de una masa tipo brioche a la que se acompaña de virutas de chocolate, pasas o frutas confitadas, que se ha convertido en otra tradición navideña en cuanto a postres.

En palabras de la experta, Almudena Villegas, escritora y miembro de la Real Academia de Gastronomía (RAG): “El pan es primordial durante todo el año en una mesa saludable, pero más aún en Navidad, cuando se hace necesario por su buen sabor y por la cantidad de posibilidades que nos ofrece en las celebraciones familiares”.

El pan, un alimento también imprescindible en Navidades

La dieta mediterránea incluye el pan como uno de sus alimentos clave y de los más completos dentro de nuestra gastronomía. ¿Sabías que aporta numerosos beneficios nutricionales? Como por ejemplo: vitaminas B, minerales, fibra y agua. Además, expertos en nutrición recomiendan que los hidratos de carbono deben representar entre 4 y 5 raciones de nuestra alimentación diaria. Y en estas fechas, también nos ayuda a proteger el intestino frente los típicos excesos alimentarios.

Otro aspecto importante a destacar es la polivalencia de este alimento en la mesa y sus propiedades organolépticas, haciendo de él un alimento único e imprescindible en las comidas, perfecto para maridar con cualquier tipo de plato.

Leer más

Peletizado y extrusado en la tecnología acuícola

Peletizado y extrusado en la tecnología acuícola

La acuicultura es una actividad en desarrollo en todo el mundo. A medida que crece la industria, también lo hace el mercado de alimentos acuícolas. Los alimentos acuícolas se componen de un número de ingredientes mezclados en diferentes proporciones para complementarse entre sí y formar un compuesto de dieta nutricionalmente completo. De acuerdo con las características físicas se pueden dividir en alimentos en polvo, partícula, pelletizados y extrusado. También se pueden dividir en alimento de hundimiento, de hundimiento lento y flotante de acuerdo a su flotabilidad. Sobre la base de la energía se pueden dividir en alimentos de baja energía, energía media y alta energía.

Materias primas para la producción de alimentos acuícolas

Las materias primas más comunes para la fabricación de la mayoría de los alimentos acuícolas son similares a los que se utilizan para la fabricación de otros tipos de alimentos balanceados. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los alimentos acuícolas deben evitar el uso de altos niveles de carbohidratos y fibras de plantas o vegetales las cuales son poco digeridas y transformadas por los peces. Las materias primas para alimentos acuícolas incluyen los cereales (maíz, trigo, cebada, arroz, avena, etc.), subproductos de cereales (harina de trigo, salvado de maíz, salvado de trigo, etc.), harina de carne, harina de camarón, harina de pescado, harina de calamar, harina de sangre, harina de subproductos de pollo, (grasa natural) harina de soja, otras harinas de proteínas vegetales, grasas y aceites, vitaminas y premezclas de minerales, sal, estabilizantes y aglutinantes, etc.

Peletizado y extrusado en la tecnología acuícola

Los principales componentes de los alimentos acuícolas son las proteínas (proteína vegetal, proteína animal y proteína unicelular), almidón (los alimentos de hundimiento poseen más del 10% y los alimentos flotante más del 20%), grasa cruda, fibra cruda, ceniza y micronutrientes. El almidón posee una gran gelatinización a altas temperaturas y humedad; por lo que ello puede mejorar la estabilidad de los alimentos acuícolas y la densidad de extrusión de los alimentos extruidos.

Peletizado y extrusado en la tecnología acuícola

Leer más

La inmunoterapia oral, eficaz ante la alergia al trigo

La inmunoterapia oral, eficaz ante la alergia al trigo

Tras un año de tratamiento, el 52 por ciento de los niños que participaron en el estudio podían consumir una dosis acumulada de 4,443 mg de proteína de trigo.

Investigadores del Hospital Mount Sinai de Nueva York, han demostrado en el primer ensayo clínico riguroso y multicéntrico que la inmunoterapia oral es efectiva y segura en pacientes alérgicos al trigo.

En su artículo en la revista ‘Journal of Allergy and Clinical Immunology’, los investigadores explican cómo han conseguido que la mayoría de niños inscritos en el estudio consiguiera superar esta alergia. Después de 52 semanas de tratamiento, el 52 por ciento de los niños alérgicos al trigo pudieron consumir una dosis acumulada de 4,443 mg de proteína de trigo, aproximadamente el equivalente a una o dos rebanadas de pan sin reacciones adversas.

El trigo es uno de los cinco alérgenos alimentarios más comunes, y representa un desafío importante para los niños alérgicos debido a su prevalencia en la dieta. Ingrediente común en el pan, la pasta, la pizza y los pasteles, el trigo también es un agente aglutinante que se utiliza en una gran variedad de alimentos, como los embutidos y los helados.

Para averiguar cómo acabar con la alergia a este conjunto de cereales, los responsables del estudio reclutaron a 46 pacientes alérgicos con una edad media de 8,7 años, con el objetivo de determinar la eficacia y seguridad de la inmunoterapia oral para el trigo. Con esta técnica, se recibe un alérgeno en cantidades mínimas que se incrementan gradualmente con la esperanza de desensibilizar al paciente.

Los ensayos clínicos realizados previamente por los investigadores habían arrojado resultados prometedores, incluida una alta tasa (70-80 por ciento) de sujetos que alcanzan la desensibilización con un perfil de seguridad aceptable para alimentos como leche de vaca, huevo y cacahuetes.

Las respuestas alérgicas al trigo se correlacionan con las proteínas presentes en el trigo. Por lo tanto, para estudiar la eficacia de la inmunoterapia oral, es necesario que haya una dosis suficiente de proteína. “El trigo contiene cantidades relativamente bajas de proteínas en comparación con los cacahuetes o la leche, lo que dificulta un poco más el estudio. Como resultado, nuestros pacientes jóvenes tuvieron que consumir grandes cantidades de harina de trigo para ingerir dosis crecientes de proteínas”, señala Anna Nowak-Wegrzyn, primera autora del estudio.

(Fuente: Gaceta Médica)

Nutriscore llegará a España en 2019

Nutriscore llegará a España en 2019

Guerra de semáforos: Sanidad anuncia un nuevo etiquetado con código de color que compite con el de la industria, que lo pondrá en marcha antes de fin de año. Esta es la guía para no perderte en el supermercado.

El asunto del etiquetado nutricional de alimentos se ha convertido en cuestión de dos semanas en un semáforo descacharrado. Si hasta ahora la información de nutrientes estaba muchas veces al alcance de unas buenas gafas progresivas —ubicada en la parte trasera de los envases y con una letra lo suficientemente pequeña como para que quepa todo el detalle del contenido del alimento—, en los próximos meses los productos procesados en el supermercado ofrecerán códigos de colores en la parte frontal, con el objetivo de orientar mejor en las decisiones saludables de compra de los consumidores. A priori la noticia es buena, el lío viene cuando —siguiendo con el símil del tráfico— cada calle utiliza su propio código de circulación.

Es lo que puede suceder en España, al menos durante un periodo inicial de adaptación. Esta semana el Ministerio de Sanidad anunciaba que va a aplicar el sistema NutriScore, un etiquetado frontal de alimentos (FOP) que viene utilizándose en Francia (de forma voluntaria para los fabricantes) desde hace un año, con resultados positivos avalados por las sociedades científicas, las asociaciones de consumidores y la Organización Mundial de la Salud (OMS). El anuncio coincide en el tiempo con el de otro diseñado por cinco gigantes de la industria alimentaria —Mondelez, Nestlé, PepsiCo, Coca-Cola y Unilever, dueñas de una buena parte de los productos del lineal— que antes de finales de año comenzarán a imprimir en sus envases su propio semáforo nutricional.

Se trata de dos códigos de colores diferentes —con criterios también distintos— que podrían convivir en los supermercados bien hasta que la Comisión Europea se manifieste sobre cuál debería ser el sistema que se emplee en los países miembros —algo que se espera que haga a comienzos del año próximo—, bien hasta que NutriScore se comience a usar en España en 2019. O quizá más allá de esas fechas, si ni la Comisión ni Sanidad prohíben que se utilice más de un icono.

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), dependiente del Ministerio, no ha respondido a las preguntas de BuenaVida a la fecha de publicación de este artículo. Las corporaciones impulsoras del etiquetado alternativo, por su parte, entre ellas Unilever que contesta por correo electrónico, están “analizando el anuncio de la ministray sus implicaciones”.

Entretanto, Internet se llena de preguntas y lecturas sobre lo que nos espera a los consumidores en este cruce de semáforos. Este es el GPS que necesitarás para hacer la compra más saludable en los próximos meses.

Leer más

Pan integral, un aliado contra los problemas gastrointestinales

Pan integral, un aliado contra los problemas gastrointestinales

  • Es posible evitar desórdenes gastrointestinales llevando a cabo hábitos alimentarios saludables
  • La fibra que contiene el pan integral es un componente esencial de cara a preservar nuestra salud intestinal
  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda ingerir entre 25 y 30 gramos al día de fibra

Además de ser un alimento de consumo diario que gusta a casi todos, el consumo de pan supone diversos beneficios saludables entre los que destaca la posibilidad de evitar desórdenes gastrointestinales gracias a la fibra que aporta. En este sentido debemos tener en cuenta la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de ingerir entre 25 y 30 gramos de fibra al día.

Pan integral, un aliado contra los problemas gastrointestinales¿En qué beneficia el pan a nuestro sistema digestivo?

Los últimos avances científicos han permitido conocer qué tipo de bacterias se alojan en el intestino en función del tipo de alimentos que consumimos. En lo que respecta al pan y a los cereales, sobre todo las variedades integrales, su ingesta nos ayuda al mantenimiento y al buen funcionamiento del tránsito intestinal ya que los granos enteros son una fuente importante de nutrientes y fibra esencial para la microbiota intestinal. Además, promueven la diversidad de nuestra flora y son capaces de estimular en ella cambios que repercuten a nuestro favor, disminuyendo así el riesgo de sufrir algunas patologías intestinales como son el estreñimiento o la diverticulosis.

Por otro lado, el porcentaje de proteína vegetal que se presenta en el pan mejora nuestra resistencia a las infecciones que pueden tener lugar en nuestra flora intestinal.

Un alimento con un papel importante en nuestra dieta

El pan es un alimento básico que constituye la base de nuestra dieta mediterránea y es idóneo para alcanzar las recomendaciones diarias de hidratos de carbono -según los expertos entre 1/3 y la mitad de la dieta debe constituirse de hidratos de carbono complejos –.

Una manera adecuada de cumplir con estas cantidades sería incluir el pan de manera moderada en nuestra alimentación diaria. Sin embargo, en España apenas consumimos 100 gramos de pan al día mientras que la OMS recomienda 250 gramos.

Las bajas cifras de consumo distan de las posibilidades y variedades que ofrece el pan en España pues, existen más de 300 tipos diferentes que podemos encontrar en multitud de formatos, ingredientes, o zona geográfica en la que se elaboran. De hecho, contamos con cuatro Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) de pan: Cea (Orense), Cruz de Ciudad Real, Alfacar (Granada) y Payés (Cataluña).

Los cereales, esenciales para la elaboración de la harina, son alimentos básicos que suministran importantes nutrientes esenciales y que forman parte de las recomendaciones dietéticas de todos los países. En España, las guías alimentarias indican expresamente que “cada día y en cada una de las tres principales comidas hay que incluir 1-2 raciones de cereales, preferentemente integrales (pan, pasta, arroz cous-cous y otros).

(Fuente: Pan Cada Día)

Todo lo que debes saber sobre la nueva ley del pan

Todo lo que debes saber sobre la nueva ley del pan

Que no te den gato por liebre con el pan integral o el de masa madre

El Gobierno español está a punto de aprobar un Real Decreto que quiere que, a partir de ahora, sea la norma de calidad para el pan . En España ya existía una, pero era de 1984, y la evolución tecnológica, “así como las nuevas tendencias de consumo” –según se dice en el preámbulo del borrador– han impulsado al Ministerio de Agricultura a “realizar una profunda revisión de la misma”. A la espera del texto definitivo que apruebe el Gobierno, el borrador que se ha hecho público recibe valoraciones diferentes.

En general, el gran qué de esta legislación es que establece las condiciones que deben cumplir los diferentes tipos de pan para que se puedan vender bajo sus distintas denominaciones, cuya fórmula exacta también queda recogida en el texto normativo. El problema es según el panadero artesano Jordi Morera, de la panadería L’Espiga d’or en Vilanova i la Geltrú, es que el texto “no piensa en que los consumidores tengan acceso a un producto lo más saludable posible ni corta las alas al pan mal hecho”. Por su parte, Jaume Bertran –presidente del Gremi de Flequers de Barcelona – opina “que estamos ante una ley esencialmente bien hecha, pero que tampoco nos saca de ningún atolladero concreto, y por contra, no dice nada de la comercialización del pan, que hoy en día es uno de los grandes problemas del sector”. Bertran opina que “no es justo que se pueda vender en cualquier sitio sin ningún tipo de garantías, y por contra las panaderías, al ser establecimientos especializados, sólo puedan vender pan y pastas, cuando las ciudades están llenas de bares camuflados de panaderías”.

El borrador no piensa en que los consumidores tengan acceso a un producto lo más saludable posible ni corta las alas al pan mal hecho. 

Leer más

Tipos de pan en España

Tipos de pan en España

El pan es uno de los alimentos por excelencia. En España consumimos pan durante todo el día: pan tumaca o rebanadas de pan con mantequilla en el desayuno, pan como acompañamiento durante el almuerzo o pan con embutido para una cena fácil de preparar. ¡Son tantas las opciones! Imposibles de enumerar. Sin gluten, de masa ácida, de molde, de semillas, de centeno, integral…¿Cómo poder resistirnos a este manjar?

Ay, que no nos quiten jamás ése mojar pan con aceite y sal…Sin embargo, además de las muchas formas de comerlo, el pan en sí mismo nos ofrece muchísimas variedades según la provincia de España en la que te encuentres. Por lo tanto, a partir de ahora, en cada viaje que hagas anímate a probar el pan característico de cada lugar. Así serás uno más.

Los ingredientes del pan son harina, aceite y sal, actualmente se echa también levadura. Se conocen más de trescientos tipos de pan, cada uno de ellos ligados a su lugar de procedencia. Nosotros hemos recopilado algunos de ellos. La forma, la textura, el tamaño e incluso los ingredientes varían dependiendo del pan. ¿Podrás catarlos todos?

  • Pan de Cañada: pan típico de Teruel. Su forma es ovalada y con marcas en la parte visible. Se unta con aceite de oliva y no tiene mucho grosor. Dura bastante en la despensa. El nombre tiene su origen en la época medieval. El pan se realizaba para los pastores que llevaban a cabo largos viajes. De Teruel también es tradicional el pan regañado. Este tipo de pan se hornea con sardinas, jamón o panceta.
tipos de pan
  • Broa: pan de maíz tradicional de Galicia. Este tipo de pan se usa mucho para acompañar platos típicos gallegos y su ingrediente principal es la harina de maíz. Tiene la corteza gruesa pero sorprende con un ligero toque dulce. Su miga es compacta y algo húmeda. En Galicia es característico comerlo la noche de San Juan.
  • La Fabiola: puede hacerse de manera tradicional o de picos y se hornea en ValladolidPalencia. Si viajas a Valladolid te recomendamos visitar el Museo del Pan, situado en Mayorga. Allí te enseñarán cómo se elabora.
  • Mollete: típico de Andalucía. Suele tomarse en el desayuno con tomate y ajo. De miga blanda, su cocción es menor que la de otros panes. Su forma ovalada es muy característica. Su origen se encuentra en el pan ácimo, elaborado para tomar en las misas, un pan que se preparaba sin levadura. Es uno de los más saludables y con menos grasas.
  • Pan de papa: dulce y apetecible, así es éste pan típico de Gran Canaria. ¿Sus ingredientes? Patatas (papas para los canarios), azúcar, canela y anís además de los ingredientes clásicos. Casi deja de ser un pan para convertirse en repostería.
  • Manolete: pan de barra de origen gaditano. Perfecta para acompañar cualquier plato o preparar ricos bocadillos.
  • Pistolas: barras de pan clásicas de Madrid. En sus inicios el pan de pistola se tomaba en la sopa, pues era conocido como un pan duro.
  • Pan de payés: la gastronomía de Cataluña puede presumir de pan. También conocido como pan de pueblo o rústico. Con una corteza gruesa, consigue conservarse blando unos cuantos días. Tiene menos grasas que otros panes y suele cortarse en rebanadas para poder untarse.
  • Torta de aceite: una receta clásica de Burgosy de Tierra de Campos, en Castilla y León. De aspecto plano y redondo, es de sabor salado.

(Texto: María Jesús colombo – España Facisnante)

Nueva edición de la tradicional feria ExpoNadal en el Gremio de Pastelería de Barcelona

Nueva edición de la tradicional feria ExpoNadal en el Gremio de Pastelería de Barcelona

El Gremio de Pastelería de Barcelona acoge, del 8 al 10 de octubre, la tradicional feria ExpoNadal, un acontecimiento que reúne a cientos de pasteleros y profesionales del sector de la hostelería. En esta edición además de actividades, demostraciones y catas; hay un total de 34 expositores que ofrecen las mejores soluciones, productos y tendencias, así como sesiones formativas a cargo de expertos de referencia.

Uno de los eventos más destacados será el XI concurso Mejor Croissant Artesano de Mantequilla de España que se celebra este mismo martes ante un jurado profesional, formado por expertos como el prestigioso pastelero francés, Pierre Hermé.

Unas 70 pastelerías de todo el Estado participan en este certamen que se disputa esta mañana en la Escuela de Pastelería del Gremio de Barcelona. Sobre las 10.30 h será el turno de la degustación y deliberación por parte del jurado. A partir de las 13 h, tendrá lugar la gala de entrega del premio al croissant más exquisito.

El anterior merecedor de este galardón fue Gil Prat; hoy conoceremos quien toma el relevo y consigue esta distinción.

Durante la jornada de hoy, Hermé también inaugurará el nuevo espacio Xocolab, dirigido a la formación. Además, recibirá la Medalla de Mejor Maestro Pastelero, de manos del presidente del Gremio de Pastelería de Barcelona, ​​Elies Miró

Hermé, escogido mejor pastelero del mundo por la lista ‘50 Best en 2016’, es el único pastelero que ha sido condecorado como Caballero de las Artes y las Letras en Francia. También fue galardonado como Caballero de la Legión de Honor por el presidente francés, Jacques Chirac en 2007.

(Fuente: PanyPizza)

Estudios de mitigación y la modificación de las condiciones de procesado

Control de la acrilamida en alimentación: Obligación legal

Estudios de mitigación y la modificación de las condiciones de procesado, medidas eficaces para controlar los niveles de acrilamida en la producción de alimentos sin afectar a su calidad

El objetivo final es disminuir la exposición a la acrilamida en la dieta de los consumidores. La acrilamida se forma al hornear, freír o tostar alimentos como pan, patatas, cereales, bollería o café a altas temperaturas.

11 de abril, entra en vigor el Reglamento de la Comisión Europea, (UE) 2017/2158, por el que obliga a las empresas de alimentación a reducir los niveles de acrilamida en la producción de alimentos susceptibles de presentar esta sustancia, una sustancia que en ciertas condiciones puede tener riesgo para la salud.

A partir de mañana, las pymes tendrán que cumplir con los criterios de control y mitigación de acrilamida en los alimentos establecidos por la UE. Para ello, deberán realizar un plan de control para conocer los niveles de esta sustancia en sus productos y aplicar medidas para disminuirlos.

La acrilamida se considera un contaminante. El nuevo Reglamento establece unos niveles de acrilamida determinados para cada grupo de alimentos y ante ello, señala José María Ferrer, jefe del departamento de Derecho Alimentario de AINIA centro tecnológico, “las empresas cuyos productos superen los niveles establecidos, deberán adoptar medidas para la reducción de los mismos bien modificando la formulación o los ingredientes, los procesos de producción, los tratamientos térmicos o cualquier otro condicionante identificado, sin que por ello se vea afectada la calidad y la seguridad microbiana del alimento, ni sus características sensoriales”.

En caso de que los niveles de acrilamida en sus productos sean superiores a los de referencia, las industrias deberán: revisar las medidas de mitigación actuales, adoptar medidas de mitigación adicionales y realizar un nuevo muestreo y análisis para comprobar la validez de las medidas adoptadas, apunta Vicenta Pérez, especialista en el control de puntos críticos (APPCC) de AINIA centro tecnológico. Quien señala que “Si bien las grandes empresas tienen establecidos sus planes de control y medidas de mitigación respecto a la formación de acrilamida en sus productos, muchas medianas y pequeñas empresas van a tener que hacer un gran esfuerzo ya no sólo en control analítico, también en medidas de calidad, cambio en sus sistemas de procesados térmicos, reformulación de recetas, etc”.

La aplicación de soluciones tecnológicas como la realización de análisis, estudios de mitigación a medida de cada proceso/producto y la modificación de las condiciones de procesado, pueden resultar eficaces para reducir los niveles de acrilamida que se producen en los alimentos” señala Pérez.

El objetivo final que perseguimos es encontrar soluciones apropiadas y prácticas para reducir la exposición a la acrilamida en la dieta de los consumidores ya que, aunque su presencia en los alimentos no se puede erradicar totalmente, sí se puede reducir su nivel”, apunta Vicenta Pérez.

Para ello, también los laboratorios de control de ainia han puesto a punto y validado las técnicas analíticas para la determinación de Acrilamida en los principales alimentos potencialmente afectados de la misma.

La acrilamida es una sustancia química que se crea de forma natural en productos alimenticios que contienen almidón, durante procesos de cocinado a altas temperaturas (más de 120ºC) y con poca humedad. Se forma principalmente en alimentos ricos en hidratos de carbono (horneados o fritos) como pueden ser las patatas fritas, la bollería o los alimentos infantiles elaborados a base de cereales.

(Fuente: Ainia Centro Tecnológico)

El poder de los envases para reducir los residuos alimentarios

La innovación en materiales, recipientes y métodos de envasado amplía la vida útil de almacenamiento, mientras que el envasado inteligente incrementa la confianza de los consumidores en el buen estado de los productos.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, cada año se desperdician 1.300 millones de toneladas de comida, lo que supone un coste de unos 680.000 millones de dólares en los países industrializados y 310 000 millones de dólares en los países en desarrollo. ¿Es capaz de imaginar lo que esto supondría para los 800 millones de personas que pasan hambre en todo el mundo? Se trata de alrededor de 1,17 billones de kilogramos de alimentos desperdiciados anualmente, suficiente para alimentar al doble de esos 800 millones de personas.

El poder de los envases para reducir los residuos alimentarios

De acuerdo con las cifras de 2015 del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), el 31% de todos los alimentos producidos en Estados Unidos no se comen, y cada estadounidense tira más de 16 kg de comida al mes. Además, según el USDA, el estadounidense medio tira el 40% del pescado fresco, el 23% de los huevos y el 20% de la leche que compra.

El impacto de estos residuos va más allá de los contenedores de basura. Cuando se tiran los alimentos, también se desperdician los recursos necesarios para producirlos, procesarlos y transportarlos. Para producir los alimentos que se desechan se emplean enormes cantidades de productos químicos, fertilizantes, combustibles y tierras y, en EE UU, el 25 % del agua total que se consume. Los alimentos que no se comen acaban en vertederos, donde su descomposición provoca el 25% de las emisiones de metano (un gas de efecto invernadero 20 veces más dañino que el CO2) de EE UU, según la Agencia para la Protección del Medio Ambiente (EPA).

Los consumidores y las marcas son cada vez más conscientes de los daños ambientales y financieros que supone comprar alimentos que se acaban tirando a la basura. Una parte del flujo de residuos que se suele olvidar son los residuos de coste completo, que proceden de productos que se fabrican, envasan y distribuyen sin llegar nunca a venderse y consumirse. Para abordar esta pérdida de manera directa, los fabricantes, junto con los minoristas y los organismos gubernamentales, se esfuerzan cada vez más en implementar soluciones de envasado avanzadas que prolonguen la vida útil de almacenamiento y minimicen los residuos.

Leer más