image_print
La R.S.C. del Reino Unido premia a dos investigadores aragoneses

La R.S.C. del Reino Unido premia a dos investigadores aragoneses

La sociedad concede a Luis Oro el Lord Lewis, un galardón que se da por vez primera a un químico no británico. A José M. Goicoechea le reconoce sus trabajos de investigación en Oxford.

La Real Sociedad Química del Reino Unidola más antigua del mundo (fue creada en 1841), ha premiado a dos investigadores nacidos y formados en Zaragoza: Luis Oro y José María Goicoechea.

Oro, catedrático emérito de Química Inorgánica en la Universidad de Zaragoza y Premio Heraldo 2016 a los Valores Humanos y el Conocimiento, recibirá el premio Lord Lewis, una distinción que la Sociedad concede por primera vez a un químico no británico.

La R.S.C. del Reino Unido premia a dos investigadores aragoneses

El galardón quiere reconocer las contribuciones en química organometálica de Oro, así como su aportación a la investigación científica y a la política de financiación europea.

Goicoechea, por su parte, recibirá el premio por la Química de los Elementos del Grupo Principal (Main Group Chemistry) por sus recientes trabajos sobre nuevos compuestos químicos de fósforo y arsénico.

Ambos mostraron ayer su satisfacción por las distinciones. Oro, uno de los científicos aragoneses de mayor prestigio en la comunidad internacional, aseguró sentirse “especialmente honrado”. “Es muy especial para mi -aseguró- recibir un premio con el nombre de Lord Lewis, porque tuve el privilegio de realizar mis estudios posdoctorales en la Universidad de Cambridge bajo su dirección, al inicio de los años setenta. El profesor Jack Lewis fue uno de los químicos inorgánicos más importantes del mundo en la segunda mitad del pasado siglo, y me acercó en su momento a las fronteras de la química organometálica”.

Leer más

¿Cómo se deben realizar el control de lunares?

¿Cómo se debe realizar el control de lunares?

Los lunares o nevus, son agrupaciones benignas de unas células llamadas melanocitos y que son las encargadas de dar color a la piel.

Los lunares aparecen a medida que las personas crecen

Los lunares pueden estar presentes ya en el nacimiento, pero lo más habitual es que vayan apareciendo a medida que la persona va creciendo hasta los 30-40 años. Además los lunares también pueden ir cambiando con el paso del tiempo. Los cambios más frecuentes son el abultamiento y la pérdida de color.

Sin embargo, que un lunar cambie puede significar desde simplemente una maduración normal del lunar, hasta la malignización del mismo y aparición de lo que se conoce como un melanoma, un tumor maligno de la piel, potencialmente mortal.

Por tanto, aunque muchas veces los cambios en los lunares son parte del proceso evolutivo normal del lunar, y no tendrán importancia, es vital no confiarse y que el dermatólogo lo confirme. Esto es así porque en caso de que ese cambio se deba a que el lunar es un melanoma, el retraso en el diagnóstico juega totalmente en contra de nuestra salud. Ya que cuando el melanoma se diagnostica tempranamente, es posible curarlo mediante una simple cirujía menor con anestesia local. Sin embargo, en aquellos diagnosticados de forma más tardía, el melanoma habrá tenido más tiempo para extenderse y suelen ser necesarias cirujías más agresivas e incluso tratamientos quimioterápicos, a pesar de lo cual, el pronóstico empeora notablemente, produciendo por desgracia un desenlace fatal en algunos casos.

La importancia del control periódico de lunares

Por lo tanto es importante el control periódico de lunares y que ante cambios en algún lunar o la aparción de uno nuevo, podamos descartar lo antes posible que no estemos ante un melanoma.

El mejor método a día de hoy para el control de lunares consiste en el seguimiento digital de los mismos mediante fotografía y dermatoscopia (exploración de las estructuras de lunar con aumento y luz polarizada).

Este seguimiento se realiza mediante un aparato que permite al dermatólogo realizar fotografías estandarizadas y exploración dermatoscópica de los lunares, de tal forma que puedan registrarlos en un ordenador, el aspecto y localización exacta de los lunares. Por lo que cualquier cambio en siguientes revisiones será fácilmente detectado de forma comparativa.

(Fuente: Grupo de Dermatología Pedro Jaén)