Entradas

Noticia-Web-Feique

La Industria Química: Una clara apuesta por la Economía Circular

(Texto: Sr. Antón Valero, Presidente de FEIQUE)

Sr. Antón Valero

Si algo define a la industria química española es su heterogeneidad, al ser generadora de miles de productos diferenciados que se encuentran a lo largo de la cadena de valor de casi todos los sectores industriales y en los propios mercados de consumo. No en vano, la industria química es uno de los sectores más dinámicos y productivos de la industria española en su conjunto, que ha sabido encontrar en su capacidad de adaptación, focalizada en su esfuerzo innovador, la clave para seguir siendo competitiva, superando notablemente los efectos de ciclos económicos muy adversos.

No hay duda de que el futuro del sector se encuentra en su capacidad innovadora y que su actividad productiva estará orientada, por tanto, a ofrecer soluciones que hoy demanda la sociedad, particularmente vinculadas a la sostenibilidad, y que pasan por la minimización del impacto ambiental, el aprovechamiento de los recursos sostenibles, la reutilización y valorización de residuos etc… conceptos todos ellos que se encuentran en la base de la Economía Circular.

La industria química, con una clara apuesta por un modelo de economía circular, ha desarrollado en los últimos años nuevos proyectos y tecnologías que han mejorado significativamente la eficiencia de los recursos y reducido la cantidad de residuos producidos en las cadenas de valor de los sectores de mayor peso en nuestra economía. Pero es relevante también que la transición de una economía lineal a un modelo circular se haga de manera progresiva e inteligente, permitiendo a las empresas transformarse y adaptarse de manera eficiente.

Creo sinceramente que la mayor parte de las contribuciones que permiten avanzar hacia un mundo cada vez más sostenible están viniendo y vendrán en el futuro, de la Química contribuyendo a avanzar en el complejo reto que supone la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados por las Naciones Unidas en su Agenda de Sostenibilidad 2030.

Y es que la industria química contribuye ya al desarrollo de una economía circular de muchas maneras. Además de que es esencial para desarrollar los avances que permitan cubrir las necesidades básicas de los seres humanos, como la salud, la alimentación, o el acceso a la energía y al agua potable, proporciona procesos productivos más eficientes para maximizar el uso de los recursos, incluyendo materias primas primarias y secundarias, agua y energía, materiales que permiten desarrollar productos más sostenibles en todo su ciclo de vida y permitiendo mejores oportunidades de recuperación. Además, la utilización de materias primas alternativas y renovables, como la biomasa o el CO2, que puede ser capturado y usado para producir materiales, productos químicos y combustibles, es otra forma de promover la economía circular optimizando los recursos.

La industria química está comprometida, además, a continuar invirtiendo y trabajando en favor de la sostenibilidad y de este nuevo modelo económico. Pero para favorecer la transición de nuestra economía hacia un verdadero modelo circular, es necesario trabajar también en la eliminación de barreras técnicas y legales que dificulten la inversión de las empresas en nuevas áreas y tecnologías emergentes, así como involucrar a todos los agentes de la cadena: empresas, administraciones y consumidores.

Para ello es fundamental que se establezcan medidas de apoyo que ayuden a garantizar su viabilidad financiera a largo plazo, ya sea mediante la simplificación y racionalización del marco legislativo existente, apoyando a las empresas en dichas inversiones en nuevas áreas prometedoras, o mediante programas específicos de investigación e innovación como Horizonte 2020.

No hay que perder de vista que la principal vía de mejora de la competitividad de la economía española pasa necesariamente por mejorar la transferencia tecnológica y de conocimiento al sistema con el fin de identificar nuevas oportunidades de mercado, lo que facilitará, sin duda, la transición hacia un modelo de economía circular. Por otra parte, la resolución de los principales retos sociales no puede abordarse desde un único sector, requiere soluciones innovadoras procedentes de distintos agentes de la cadena de valor, y en este punto cobra especial relevancia la colaboración público-privada.

(Fuente: FEIQUE – Federación Empresarial de la Industria Química Española)

Pfaudler

Skids de laboratorio

Normag ofrece a sus clientes la posibilidad de desarrollar skids de laboratorio a medida y con todo preparado para empezar a funcionar desde el primer minuto, con la máxima calidad y la mayor comodidad posible a un precio muy competitivo. Todos los componentes están fabricados en boro silicato 3.3, los cuales disponen de una alta resistencia química, un bajo coeficiente de expansión térmico y una alta resistencia frente al shock térmico.

Pfaudler

Borosilicato 3.3

El borosilicato 3.3 es usado ampliamente como material para procesos y plantas piloto en las industrias química y farmacéutica, así como muchas otras industrias. Existen muchas razones por las que utilizar este material:

  • Su transparencia permite control visual continuo de los procesos
  • Es un material resistente a la corrosión en casi todos los medios, especialmente en ácidos fuertes. Los materiales usados normalmente con vidrio borosilicato 3.3, principalmente PTFE, tienen una resistencia a la corrosión similar
  • Su superficie suave y no porosa evita el fouling y la incrustación
  • A diferencia de los metales, su neutralidad a la reacción catalítica evita reacciones catalíticas no deseadas. Así se puede evitar la modificación en el gusto u olor
  • No tiene propiedades fisiológicas adversas
  • No es inflamable
  • Su reciclaje es posible
  • Sus propiedades permanecen prácticamente invariables en un amplio rango de temperaturas y presiones.
  • Este material posee un coeficiente de dilatación térmica bajo, no requiriendo medidas adicionales para compensar la expansión térmica.

Noticias-Web-Borosilicato

Normag combina las excelentes propiedades del borosilicato 3.3 con el teflón PTFE en una amplia gama de productos en tamaños de DN15 a DN 600.