image_print

Movilidad con gas natural para mejorar la calidad del aire

La contaminación urbana es un problema real que cada vez ocupa más portadas en los periódicos. En el último año, la escasez de lluvias ha agravado la situación y más de veinte ciudades españolas han sobrepasado los límites de polución establecidos, una realidad que nos afecta y nos debe preocupar a todos.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 400.000 personas mueren prematuramente cada año en la Unión Europea por la mala calidad del aire y varios millones padecen enfermedades respiratorias y cardiovasculares provocadas por la contaminación. Estos datos ponen de manifiesto la urgencia de encontrar soluciones.

Hay muchas cosas que se pueden hacer para conseguir un aire más limpio y saludable. El gran reto que tiene el mundo es descarbonizar la economía. En este sentido, si hay un sector que evolucionará en el futuro para dar respuesta a esta transición ecológica ese será el transporte.

Leer más

El pan puede mejorar el rendimiento deportivo

Basándose en el estudio “Healthy Lifestyle in Europe by Nutrition in Adolescence” (Helena) y en otras fuentes de documentación nutricional y científica la plataforma “Pan cada día” recuerda que el consumo de pan es positivo para quienes realizan cualquier tipo de práctica deportiva. “Los hidratos de carbono son una fuente esencial de nutrientes y proporcionan la energía que necesita nuestro cuerpo para su funcionamiento. Según los expertos, entre el 50% y el 60% de las calorías que ingerimos diariamente deben provenir de ellos y para ayudar a completar esta cantidad sería recomendable tomar de 4 a 6 raciones de cereales al día. En el caso de la gente que practica ejercicio, su consumo cobra mayor importancia ya que las necesidades nutricionales aumentan debido al mayor gasto calórico” indican.

Y ponen de manifiesto que “el pan contribuye a obtener los nutrientes necesarios en una dieta equilibrada. Concretamente proporciona una cantidad importante de fibra, diversas vitaminas (tiamina, riboflavina, niacina, piridoxina, ácido fólico) y minerales (selenio, calcio, hierro, yodo, magnesio, zinc). Actualmente ocupa un lugar simbólico dentro de las cinco comidas diarias como es el caso del desayuno, siendo uno de los alimentos principales que lo componen en los hogares españoles. Sólo un 7,4% de la población adulta consume las 6 raciones diarias de hidratos de carbono recomendadas”.

En concreto, del estudio “Helena” se destaca que “el consumo de pan está asociado a una mayor capacidad cardio-respiratoria y ayuda a mejorar el rendimiento deportivo y en función del entrenamiento, es aconsejable variar el tipo de pan. Las variedades blancas, gracias a su índice glucémico más alto, son buenas tanto antes como después del ejercicio. Y las integrales, al tener un índice glucémico más bajo son adecuadas durante el entrenamiento.

Cuando se realiza ejercicio físico, hacen hincapié en “Pan cada día”, “el cuerpo tiende a necesitar un aporte de energía extra utilizando el índice glucógeno almacenado en los músculos. Por ello, una de las principales recomendaciones es ingerir una cantidad elevada de hidratos de carbono que permita al cuerpo disponer de reservas musculares y evite la aparición de síntomas como la fatiga.”

(Fuente: Pan y Pizza)