Entradas

Gas Natural para frenar el cambio climático

En la Tribuna del semanario El Nuevo Lunes el presidente de Sedigas, Antoni Peris, desgrana uno a uno todos los argumentos que convierten a la energía limpia del gas natural en un agente al servicio de la lucha contra el calentamiento global del planeta, fenómeno conocido como cambio climático. El gas natural en el transporte terrestre y marítimo; el hub de GNL en el que deberá convertirse España; las calderas de condensación y el gas renovable aparecen mencionados en el artículo como ejemplos inequívocos del vínculo entre el gas natural y la consecución de los objetivos medioambientales del futuro.

Una vez pasada la cumbre del clima celebrada este mes de noviembre en Bonn, uno de los grandes retos que tiene nuestro país en los próximos meses es la elaboración de la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, en la que el Gobierno lleva trabajando desde hace meses.

Según destaca la Organización Mundial de la Meteorología (OMM), la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera aumentó el año pasado hasta un nivel récord en los últimos 800.000 años. Y el reto de la reducción de CO2 en la atmósfera se complica cuando además la población urbana requiere de una mejora de la calidad del aire. Son dos objetivos, uno global y a largo plazo, y otro local y a corto plazo, que hay que combinar. Debemos caminar con paso firme hacia un nuevo escenario que suponga una mejora tanto en el clima como en los niveles de contaminación del aire, un modelo energético sostenible económicamente, que ayude a conseguir los objetivos contra el calentamiento global y que aumente la calidad del aire que respiramos.

Un nuevo modelo energético que en el caso español, tiene su mirada puesta en Europa, concretamente en 2030, apuntando a una economía baja en carbono, y para ello disponer de un mix energético limpio, económico y equilibrado es parte de la solución. Para ello el Gobierno puso en marcha este verano una comisión de expertos con el objetivo de sentar las bases de la futura Ley española de energía y clima. Una comisión de la que el sector gasista español expresó su sorpresa y desacuerdo en la configuración de la misma por no estar presente ningún experto en gas natural, puesto que entendemos que es fundamental poder contar con la visión de todas aquellas energías limpias que van a ocupar, ineludiblemente, un papel importante en la futura Ley.

Y en el camino para la consecución de nuestros objetivos medio-ambientales en el año 2050, el gas natural constituye un actor principal en el campo energético, manteniendo la competitividad de nuestra sociedad, y por tanto, la sostenibilidad de los territorios.

Leer más

GAS 4.0 Preparados para la transición energética
GAS 4.0 Preparados para la transición energética

El cambio climático y la necesidad de una transformación energética suponen un desafío a la sociedad y modifican las interacciones entre los distintos agentes y mercados.

En este contexto, España quiere responder, entre otras medidas, con la creación de la ley de cambio climático y transición energética para conseguir la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y alcanzar los objetivos de descarbonización en España y Europa, en el horizonte 2050.

Desde Sedigas ponemos de relieve varias posibilidades de implantación rápida y de bajo coste donde el gas natural es protagonista y cuya consideración contribuiría decisivamente a que la futura ley conduzca a una transición ordenada y asumible para la sociedad española en los siguientes ámbitos:

1. Búsqueda de un modelo energético sostenible económicamente que impulse el crecimiento y el empleo. el sector del gas aporta al modelo tecnologías probadas y de coste asumible; flexibilidad en la sustitución de combustibles más contaminantes; posibilidad de mayor aprovechamiento de infraestructuras existentes y garantía en la seguridad de suministro.

2. La calidad del aire es una necesidad social que es imprescindible incorporar en los planes de acción. el uso del gas natural garantiza una combustión libre de partículas, siendo clave para la mejora de la calidad del aire en nuestras ciudades.

3. Actuaciones rápidas y precisas en sectores como el residencial y el de generación eléctrica. cambiar a sistemas modernos de calefacción a gas es rápido, eficiente, barato y capaz de reducir las emisiones del sector residencial europeo hasta en un 55%. los ciclos combinados son los garantes de la incorporación de las renovables, y aumentar la generación a gas disminuiría las emisiones hasta en un 60%, según los estudios europeos pertinentes.

4. Incorporación de combustibles alternativos para el transporte marítimo y terrestre, que son los responsables del 38% (año 2014) de las emisiones de los sectores difusos. la utilización del gas natural en estos sectores podría reducir rápidamente las emisiones hasta un 21% en el caso del sector marítimo y hasta en un 30% en el caso de la movilidad terrestre.

5. Independencia energética y fomento de la economía circular. el uso del biometano-gas renovable generado a partir de desechos orgánicos locales- proporciona importantes ventajas medioambientales tales como fomentar la economía circular reduciendo las emisiones de co2 equivalente en vertederos, en hasta 18Mt por bcm inyectado en red. el biometano en España ya es una realidad dado que la tecnología es viable y existe materia prima suficiente. Su uso contribuye a mejorar la seguridad de suministro y a la independencia energética.

El sector del gas está preparado para actuar en cualquiera de estos aspectos gracias a que las personas y las empresas que lo integran han hecho las inversiones en formación, instalaciones y tecnologías para poder responder con rapidez y flexibilidad a estos requerimientos.

En la línea de la innovación necesaria, en este número de la revista recorremos la transformación digital y algunas de las actuaciones realizadas en el sector gasista, y se apuntan futuros desarrollos que hacen que podamos hablar del Gas 4.0 como una realidad, lista para responder eficazmente a cualquier reto.

Artículo del Sr. Antoni Peris (Presidente de Sedigas)