image_print
Noticia-Web-Dia-internacional-del-pan

Cinco recetas deliciosas para celebrar el ‘Día mundial del pan’

El Día Mundial del Pan se celebra el próximo 16 de octubre en su décimo primera edición, un evento de celebración para todos los panaderos del mundo y para quien quiera sumarse a la conmemoración de un alimento básico que lleva formando parte de la alimentación desde la prehistoria.

El Día Mundial del Pan (World Day of Bread) fue creado por la Federación Internacional de Panaderos (UIB) para dedicar un día a la historia y al futuro del pan, para compartir el trabajo de los panaderos, intercambiar pareceres sobre la materia prima con la que se elaboran tantas variedades de pan… Cada rincón del mundo tiene mucho que ofrecer al respecto, el pan es un alimento de gran utilización que se consume a nivel mundial y que por desgracia, en la actualidad no goza del valor que realmente tiene en algunos países.

Con motivo de la celebración de un día tan especial para nuestro sector, te ofrecemos una selección con cinco recetas muy especiales alrededor de este ingrediente único:

  1. Sandwichitos de jamón con tomate y lechuga:

receta-sandwichitos_jamonPelar la patata, lavarla y trocearla. Lavar las hojas de los cogollos, secarlas y trocearlas. Escaldar los tomates, pelarlos y dejarlos enfriar. Cortarlos en rodajas finas, colocarlas en una fuente, sazonarlas con sal y pimienta, rociarlas con el zumo de limón y el aceite, cubrirlas con papel film y reservarlas. Poner en un cazo la patata y los cogollos troceados, la mantequilla, la nata y una pizca de sal y de pimienta y llevar a ebullición. Cocer 20 min a fuego medio y triturar bien fino, añadiendo un poco de agua si fuera necesario.

Dejar enfriar. En una tostadora, dorar las 8 rebanadas de pan. Ponerlas en la mesa de trabajo y repartir encima, por este orden, las rodajas de tomate, la crema de lechuga y dos tercios del jamón.

Tostar las 4 rebanadas restantes.

Colocar encima las últimas rebanadas, cortar en diagonal haciendo cuatro triángulos, sujetar cada uno con un palillo y servir. Acompañar con el jamón restante.

     2. Tostas de ventresca de atún con chorizo ibérico

Tostas-de-ventresca-de-atún-con-chorizo-ibérico​Cortar la baguete de forma oblicua en 8 rebanadas de 2 cm de grosor. Calentar el aceite de oliva en una sartén y dorar las rebanadas de pan por las dos caras de manera uniforme, con cuidado de no quemar demasiado los bordes. Escurrirlas sobre papel absorbente y reservar. En la misma sartén, dorar las rodajas de chorizo por los dos lados.
Escurrirlas sobre papel absorbente y cortarlas en bastoncitos.

Escurrir bien el atún del exceso de aceite y desmenuzarlo en lascas más o menos iguales. Pelar las cebolletas, lavarlas y cortarlas en juliana fina. Picar a cuchillo las aceitunas negras.

Extender las rebanadas de pan frito sobre la superficie de trabajo y repartir por encima las lascas de ventresca de atún y los bastoncitos de chorizo ibérico.

Acompañar con las aceitunas negras picadas y la juliana de cebolleta, espolvorear con el pimentón, añadir una pìzca de wasabi y servir enseguida con una jarrita rellena de salsa de soja para rociar las tostas si se desea.

      3. Tostas de brandada de bacalao

Tostas de brandada de bacalaoPoner las migas 2 horas en remojo en agua fría. Calentar la leche. Pelar y picar el ajo.

Cocer las migas 3 min en agua salada. Escurrir y machacar en el mortero con el ajo.

Echar en una cazuela y calentar a fuego bajo añadiendo poco a poco la leche caliente sin dejar de remover.

Cortar en rebanadas la hogaza y dorarlas en una sartén con aceite.

Repartir la brandada en las tostas, espolvorear con pimienta y decorar con cebollino.

 

Leer más

Noticia-Web-Feique

La Industria Química: Una clara apuesta por la Economía Circular

(Texto: Sr. Antón Valero, Presidente de FEIQUE)

Sr. Antón Valero

Si algo define a la industria química española es su heterogeneidad, al ser generadora de miles de productos diferenciados que se encuentran a lo largo de la cadena de valor de casi todos los sectores industriales y en los propios mercados de consumo. No en vano, la industria química es uno de los sectores más dinámicos y productivos de la industria española en su conjunto, que ha sabido encontrar en su capacidad de adaptación, focalizada en su esfuerzo innovador, la clave para seguir siendo competitiva, superando notablemente los efectos de ciclos económicos muy adversos.

No hay duda de que el futuro del sector se encuentra en su capacidad innovadora y que su actividad productiva estará orientada, por tanto, a ofrecer soluciones que hoy demanda la sociedad, particularmente vinculadas a la sostenibilidad, y que pasan por la minimización del impacto ambiental, el aprovechamiento de los recursos sostenibles, la reutilización y valorización de residuos etc… conceptos todos ellos que se encuentran en la base de la Economía Circular.

La industria química, con una clara apuesta por un modelo de economía circular, ha desarrollado en los últimos años nuevos proyectos y tecnologías que han mejorado significativamente la eficiencia de los recursos y reducido la cantidad de residuos producidos en las cadenas de valor de los sectores de mayor peso en nuestra economía. Pero es relevante también que la transición de una economía lineal a un modelo circular se haga de manera progresiva e inteligente, permitiendo a las empresas transformarse y adaptarse de manera eficiente.

Creo sinceramente que la mayor parte de las contribuciones que permiten avanzar hacia un mundo cada vez más sostenible están viniendo y vendrán en el futuro, de la Química contribuyendo a avanzar en el complejo reto que supone la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados por las Naciones Unidas en su Agenda de Sostenibilidad 2030.

Y es que la industria química contribuye ya al desarrollo de una economía circular de muchas maneras. Además de que es esencial para desarrollar los avances que permitan cubrir las necesidades básicas de los seres humanos, como la salud, la alimentación, o el acceso a la energía y al agua potable, proporciona procesos productivos más eficientes para maximizar el uso de los recursos, incluyendo materias primas primarias y secundarias, agua y energía, materiales que permiten desarrollar productos más sostenibles en todo su ciclo de vida y permitiendo mejores oportunidades de recuperación. Además, la utilización de materias primas alternativas y renovables, como la biomasa o el CO2, que puede ser capturado y usado para producir materiales, productos químicos y combustibles, es otra forma de promover la economía circular optimizando los recursos.

La industria química está comprometida, además, a continuar invirtiendo y trabajando en favor de la sostenibilidad y de este nuevo modelo económico. Pero para favorecer la transición de nuestra economía hacia un verdadero modelo circular, es necesario trabajar también en la eliminación de barreras técnicas y legales que dificulten la inversión de las empresas en nuevas áreas y tecnologías emergentes, así como involucrar a todos los agentes de la cadena: empresas, administraciones y consumidores.

Para ello es fundamental que se establezcan medidas de apoyo que ayuden a garantizar su viabilidad financiera a largo plazo, ya sea mediante la simplificación y racionalización del marco legislativo existente, apoyando a las empresas en dichas inversiones en nuevas áreas prometedoras, o mediante programas específicos de investigación e innovación como Horizonte 2020.

No hay que perder de vista que la principal vía de mejora de la competitividad de la economía española pasa necesariamente por mejorar la transferencia tecnológica y de conocimiento al sistema con el fin de identificar nuevas oportunidades de mercado, lo que facilitará, sin duda, la transición hacia un modelo de economía circular. Por otra parte, la resolución de los principales retos sociales no puede abordarse desde un único sector, requiere soluciones innovadoras procedentes de distintos agentes de la cadena de valor, y en este punto cobra especial relevancia la colaboración público-privada.

(Fuente: FEIQUE – Federación Empresarial de la Industria Química Española)